Sáb08242019

Last update04:30:33 PM

Back Está aquí: Home Tecnologías físicas Proyectos Un proyecto europeo desarrolla una red para detectar amenazas de origen radiactivo y nuclear

Un proyecto europeo desarrolla una red para detectar amenazas de origen radiactivo y nuclear

Un proyecto europeo coordinado por el Centro Nacional de Microelectrónica del CSIC desarrollará un sistema flexible y de  gran cobertura para detectar amenazas de origen radiactivo.  El sistema de detección móvil, basado en tecnologías microelectrónicas, permitirá detectar riesgos como material radioactivo que circula ilegalmente o amenazas terroristas.

Generadores abandonados. El proyecto, con una duración de 36 meses, responde al acrónimo de REWARD (del inglés REal-time Wide-Area RaDiation Surveillance System) y está financiado por la Unión Europea a través del séptimo Programa Marco.

Tal como explica su coordinador Manuel Lozano, profesor de investigación del CSIC en el Instituto de Microelectrónica de Barcelona del Centro Nacional de Microelectrónica, lo que se persigue es “crear un sistema de detección portátil e inteligente, suficientemente sensible y económico para permitir un control permanente de posibles amenazas radiactivas”, como fuentes radioactivas perdidas  o el contrabando de material nuclear como uranio o plutonio.

También permitiría alertar de amenazas terroristas como las llamadas bombas sucias, bombas convencionales que dispersan material radiactivo, algo “mucho más raro que suceda pero no imposible”, explica el investigador del CSIC.

Los 8 centros de investigación y empresas de España, Alemania, Portugal e Italia que participan en REWARD desarrollarán detectores que incorporen los sensores de radiación gamma y de neutrones, así como las unidades de posicionamiento (GPS) y de comunicación. También desarrollarán el software del sistema y el sistema experto que recibirá e interpretará permanentemente las lecturas de los detectores. En su desarrollo participará una empresa española implicada en el proyecto, la barcelonesa Sensing & Control Systems.

La idea, añade Manuel Lozano, es que los detectores sean lo suficientemente económicos para poder instalarlos en muchos lugares. Lugares como edificios estratégicos que podrían ser posibles objetivos de terroristas o en los vehículos de las fuerzas de seguridad y de protección civil. Los detectores, de manera automática, irán leyendo la radiación y comunicando la lectura por radio a una central, la cual dispondrá de un sistema experto que será capaz de detectar y alertar si hay un incremento anormal de radiación. El sistema no solo detectará la emisión radiactiva y su intensidad, sino que permitirá localizarla e identificarla.

Toda la información  se transmitirá a través de las frecuencias de radio usadas por los cuerpos de seguridad y protección civil. En este sentido, el proyecto cuenta con la participación del Departament de Interior de la Generalitat de Cataluña, de la Guardia Civil, y de la Unidad de Protección Civil de Campania (Italia).

Para rebajar los costes de fabricación de los detectores, los científicos aplicarán tecnologías microelectrónicas basadas en silicio y sustituirán el cada vez más caro y escaso Helio3 (usado en los sensores de radiación de neutrones) por otros materiales más económicos.

Un sistema complementario

El sistema REWARD complementará a las actuales redes de vigilancia de radiación disponibles en casi todos los países para monitorizar el impacto ambiental de fugas y desastres como el de Fukushima o Chernóbil. En España, es la Red de Estaciones Automáticas gestionada por el Consejo de Seguridad Nuclear.

No obstante, estas redes están pensadas para controlar riesgos como el de las partículas radiactivas dispersas en la atmosfera, por lo que no podrían detectar fuentes de radiación concretas circulando sin control a través de una ciudad. Y aunque la probabilidad de que algo así suceda es pequeña, el riesgo asociado es importante. Los gobiernos están cada vez más preocupados por la disponibilidad de material nuclear y radiactivo en países con sistemas de control poco efectivos, que propiciarían el tráfico ilegal de material radiactivo perdido o robado.

Según estimaciones del Organismo Internacional de Energía Atómica hay miles de fuentes radiactivas perdidas, en muchos casos como resultado de instalaciones que han quedado huérfanas de control.

Pagina del proyecto http://www.reward-project.eu/